Una prenda nueva no es un lienzo en blanco: la historia de las telas