Search

Conoce la historia del quechquémitl, una prenda orgullosamente mexicana

Conoce la historia del quechquémitl, una prenda orgullosamente mexicana

A nivel mundial nuestro país es reconocido por su gastronomía y multiculturalidad, expresada en distintos espacios, incluso, en las prendas que portamos. Hoy queremos celebrar esta colorida diversidad presentándote una prenda que es muy mexicana: el quechquémitl, una pieza que combina la maestría de nuestras bordadoras y la amplia gama de pastillas para pintar ropa que podemos encontrar en nuestro país.

Se trata de una prenda de origen indígena que se utiliza de manera similar al sarape: consta de un rectángulo con un corte en el centro que le da una forma triangular al portarse, generalmente, para cubrir el torso. Las formas, colores (tan variados como las pastillas para pintar ropa) e incluso materiales utilizados para su elaboración, varían de región a región, pues cada cultura imprime en ella parte de sus tradiciones; por eso podemos encontrar quechquémitls mazahuas, otomíes, huastecos y purépechas.

Es una de nuestras herencias vivas de la época prehispánica y al igual que otras indumentarias, se ha transformado con el acontecer de nuestra historia. En la época precolombina ya era utilizado por mujeres nobles en varias regiones de Mesoamérica. Después de la Colonia continuó siendo una prenda característica de las indígenas. Hoy en día engalana los trajes típicos de varias regiones de nuestro país: el Estado de México, Puebla, San Luis Potosí, Hidalgo y Veracruz; aunque, en este último, usan una variación elaborada con gasa que se pone sólo en la cabeza.

En la actualidad se utiliza un proceso particular para teñir telas sintéticas y crear tonalidades muy parecidas a las tradicionales; pero en el caso del quechquémitl, su colorido, diseños y formas tienen un proceso específico que le dan una esencia única. Parte de la tradición de esta prenda implica el teñido natural, aplicando color con grana cochinilla, un insecto que al ser procesado genera un exuberante carmín que se ha vuelto ícono de la colorimetría textil mexicana.

Actualmente pocos quechquémitl se elaboran artesanalmente; las fibras regularmente usadas (algodón y lino), para su tejido, han sido reemplazadas por textiles e hilos modernos; es más común verlos elaborados en manta o cuadrillé porque, además de ser telas ligeras, su retícula abierta facilita el bordado.

A pesar de las modificaciones que le ha dejado el tiempo y el uso de pastillas para pintar en ropa en algunos de sus procesos de fabricación, todavía contienen huellas de nuestra historia en sus formas: cada figura del quechquémitl captura escenas cotidianas del pasado. La mayoría de los bordados son figurativos, con formas de flores o animales; sin embargo, se considera que los motivos más geométricos conservan vestigios de origen prehispánico.

¿Tú usuarias un quechquémitl? No hay mejor manera para honrar a nuestros paisanos indígenas que celebrando su cultura, que aún sigue latente y viva en nuestras prendas.

¡Compra ahora!

Visita nuestra tienda en línea y descubre la gran gama de colores y productos que tenemos.

¡Compra ahora!

Visita nuestra tienda en línea y descubre
la gran gama de colores y productos que tenemos para ti.

Scroll al inicio